Vistiéndonos de Un Nuevo Yo | World Challenge

Vistiéndonos de Un Nuevo Yo

Gary WilkersonApril 12, 2021

Si tomaras un coyote y dijeras: “Te voy a transferir de tu reino natural a un gallinero”, probablemente no les iría bien a las gallinas a menos que el corazón del coyote cambiara primero.

Antes de venir a Cristo, todos teníamos una naturaleza de coyote, una naturaleza que mata, roba y destruye. Martín Lutero llamó a esto la esclavitud de la voluntad. Nuestra voluntad estaba destinada a hacer el mal. Podíamos intentar hacer algunas cosas buenas, pero eso sólo se debe a la gracia común de Dios. Si hicimos algo bueno mientras estábamos muertos en nuestros pecados, fue porque la gracia de Dios se mostró sobre nosotros para permitirnos hacer algo bueno y amoroso con nuestro cónyuge, hijos o amigos.

Más allá de esa gracia, sin embargo, estábamos destinados a pecar en total depravación. No sólo nuestro espíritu, sino también nuestra carne, nuestros mismos cuerpos, estaban obligados a hacer la voluntad del enemigo.

Pero si hemos venido a Cristo, entonces él ha cancelado el registro de la deuda que estaba en contra nuestra clavándolo en la cruz. Somos vivificados junto con Aquel que resucitó de la tumba; y Dios nos está moviendo hacia un nuevo reino de gracia, amor y poder. En el proceso de hacerlo, él tiene que convertirnos en una nueva persona. De lo contrario, cuando entremos, seremos destructivos para aquellos con quienes estemos en el reino de la luz.

La Biblia nos promete que Dios está haciendo esta obra dentro de nosotros cuando dice: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ezequiel 36:26).

Esto es en lo que meditamos cuando cantamos sobre el poder de la cruz. Esto es lo que celebramos cuando hablamos de Cristo y su sacrificio. ¡No lo olvidemos!

Download PDF